sábado, 3 de septiembre de 2011

HOJAS DE HIERBA: Walt Whitman


La obra más emblemática del poeta estadounidense Walt Whitman (1819-1892) es, qué duda cabe, Hojas de hierba, un libro inmenso, pletórico de color y de escenarios, un verdadero calidoscopio de realidad, experiencia y poesía.

Siento una gran sintonía, humana y cristiana, con esta obra. Me seduce su intenso amor a la vida, múltiple, cambiante, extensa; su optimismo radical; su inserción en el mundo concreto de la existencia, donde lo más sencillo y cotidiano cobra protagonismo, y se convierte en un motivo más para el festín de las palabras. En esta obra se ha reivindicado el valor único de lo común: el ciudadano, la ciudadana, el ir y venir de tantos rostros anónimos que trabajan, sueñan, aman, y que pueblan las hacinadas sociedades modernas. Ellos y ellas son los héroes de este verdadero canto épico. 

Además, el poema es un canto de humanidad y de esperanza en el bien de la democracia y la modernidad, lejos del espíritu de los decadentismos que asolaron la cultura europea, justo por la misma época en que el rapsoda de Long Island desgranaba sus proclamas. Para mí, en este sentido, es un poeta americano a carta cabal.

Hojas de hierba es un sí rotundo y clamoroso al milagro de la vida, empezando por el testimonio de la existencia propia, el famoso "Canto a mí mismo.": 

Yo canto para mí, una simple y aislada persona, Sin embargo pronuncio la palabra democracia, la palabra Masa. Canto al organismo humano de pies a cabeza, No son la fisonomía sola ni solo el cerebro los motivos únicos de mi Musa, Yo digo que la Forma completa es la digna, Y canto a la mujer lo mismo que canto al Macho. La Vida inmensa en pasión, pulso, poder, La vida feliz, formada en la más libre acción, bajo el imperio de las leyes divinas Canto al hombre Moderno.

APRENDIENDO A ESCRIBIR CON WHITMAN

Leyendo, y releyendo, las palabras de Whitman he ido descubriendo que es un gran maestro de vida, especialmente para quienes quieren dedicarse, con más o menos talento, al arte de escribir.

De la mano de este poeta he aprendido que se escribe desde la vida, enraizado en ese amor a la realidad que transpiran sus escritos. Hermanos míos, poetas y afines, no necesitamos encerrarnos en una torre de marfil para producir una obra de calidad, volvamos al mundo de la vida, a las cosas mismas en su cruda belleza y verdad, y ellas nos dirán su secreto.

Así mismo, y relacionado con lo anterior, Whitman nos enseña a abrir los ojos y observar, gozando de la experiencia que nos dan los sentidos, descubriendo la novedad de lo ya visto, y dando cuenta de ello con nuestras palabras. Detrás de lo que acontece, hay un mundo de posibilidades y un río de seres vivos nadando en el universo. Este naturalismo hace que la verdadera musa del poeta sea la experiencia misma de lo real.

Otro valor que descubro en este poeta es su gran sentido de la libertad: libertad de las ideas, libertad de la mirada y de los temas de su poesía, libertad de las formas literarias que utiliza para expresarse, lejos de los cánones con que muchas veces se encorseta la experiencia literaria. Sí, escribir es aquí un ejercicio, y un camino, de libertad.

Finalmente, Whitman es un escritor feliz, no es ni siquiera un hombre académico ni un dechado de virtudes, sino un simple mortal que escribe por el simple placer de hacerlo. Aquí no cabe el tópico del artista atormentado, que sufre y se desvela, tristón y malhumorado con las cosas.

Un escritor bien afincado en la realidad, que escribe por la felicidad que le produce hacerlo, y por eso sus escritos testimonian ese sentimiento de optimismo y satisfacción, propio de aquel que realiza aquello que más ama: ¡vivir!

Les dejo aquí un enlace para los que quieran leer Hojas de Hierba desde la pantalla del ordenador; aunque, como siempre, mi recomendación es que adquieran la obra porque, en verdad, vale la pena.

DESCARGAR : HOJAS DE HIERBA

@MarceloMartín

2 comentarios:

  1. Gracias Marcelo por traerme a èste gran poeta, y te confieso que hasta hoy gracias al maravilloso mundo virtual, lo he podido conocer y precisamente con Hojas de hierba y me llegò al corazòn, pues a pesar de ser sòlo una principiante, coincido en muchos versos con su pensamiento libre, sin atajos ni ataduras cuando deseamos expresar algo. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Escribì algo y parece que se borrò, gracias amigo, te cuento que hoy es mi primer dìa leyendo los versos de èste gran poeta, y coincido en la libertad para escribir, sencillo, simple, como las Hojas de hierba... maravilloso.
    Te dejo un gran abrazo, lindo tu blog.



    ResponderEliminar